Las canteras menorquinas de las que se extraía la piedra típica de marés, con la que se construyeron murallas, palacios e iglesias en la isla balear, quedaron a partir de los años 80 en desuso, convirtiéndose en vertederos y escombreros, donde se depositaban todo tipo de residuos.

Una joven francesa, Laetitia Lara, estudiante de arquitectura quiso plasmar en su tesis universitaria las ancestrales técnicas de excavación y tallado de la arquitectura rupestre. Así, en 1994, creó la Asociación Líthica, (actualmente denominada Fundación Líthica), en la que consigue recuperar los espacios tallados de un total de 7 hectáreas, difundiendo sus valores artísticos, paisajísticos y medioambientales.

Actualmente, canteras como la de s’Hostal, próxima a Ciutadella, forman bellos conjuntos paisajísticos en los que la piedra se mezcla con la naturaleza, de forma natural y también artificial, dando origen a espacios de forma cúbica que contienen espaciosos jardines o huertos, y otros donde poder disfrutar de un espectáculo escénico lumínico.

Según palabras de Anna María Bagaur, miembro de la Fundació Líthica, “Líthica y las canteras de s’Hostal se instalan en el siglo XXI como un espacio vivo, en el que tienen lugar actividades artísticas, educativas, de ocio u otras relacionadas con la naturaleza por ser un paisaje que renace con intervenciones de fauna y flora”.

Descubre con EncantoRural las mejores casas rurales en las Islas Baleares, donde poder disfrutar, entre otras muchas actividades, de las canteras de s’Hostal.