Salto_del_Gitano,_Parque_Nacional_de_Monfrague

El Parque Nacional de Monfragüe es una de las auténticas joyas naturales de Extremadura. De hecho, fue el primer espacio protegido de la Comunidad Extremeña y en el año 1991 fue declarado Zona de Especial Protección para las Aves, gracias sobre todo al gran número de rapaces que habitan en él. Es también Reserva de la Biosfera.

Y uno de los lugares de obligatoria visita en el Parque Nacional de Monfragüe es el Abismo de la Peña Falcón, conocida más popularmente como “El Salto del Gitano”, en Villarreal de San Carlos, entre las localidades de Torrejón del Rubio y Plasencia. Desde este paraje se pueden observar entre otros los espectaculares y majestuosos buitres leonados.

Peña Falcón es una mole de cuarcita que cae sobre el río Tajo, y como curiosidad geológica, se distingue la figura de un Guardia Civil, con su tricornio y todo en la forma de una de las rocas. Aquí comienza la leyenda del salto del gitano.

De este gitano se decía que era alto, fuerte y bravo, y que sacrificaba de forma cruel a quien asaltaba para acrecentar el temor de quienes oyeran hablar de él. Por el paso entre la Peña Falcón accedían frecuentemente comerciantes, con lo que también era lugar de tránsito de bandidos y ladrones. Uno de ellos el gitano de quien habla la leyenda.

En Villareal de San Carlos pasaron noche dos comerciantes con sus caballos y 5 mulas, a los que el gitano esperó en lo alto de la sierra para arrebatarles el botín. Tal era el miedo que tenían del gitano, que cuando éste sacó su navaja, los comerciantes dejaron las mulas y salieron huyndo en los caballos, obteniendo el gitano el botín sin hacer un mínimo movimiento.

En estas apareció la Guardia Civil y comenzó una persecución por la Sierra de las Corchuelas hasta que llegaron a Peña Falcón, quedando al final del precipicio. El gitano, lejos de dejarse atrapar, saltó por encima del Tajo desde la piedra más alta a la siguiente, algo que los guardia civiles observaron incrédulos y que ni siquiera se atrevieron a repetir. Tal fue la hazaña del gitano, que se permitió hacer burla a los guardia civiles desde el otro lado de la roca, quedando uno de ellos petrificado y dando así forma a las rocas que conforman este conocido lugar.

Aún así, se dice que la distancia a saltar no era tan grande, con lo que nunca sabremos si la leyenda es fruto de las habladurías de la gente o si realmente pasó de verdad. Pero lo que sí podemos garantizar, es que el Parque Nacional de Monfragüe es un lugar único para practicar turismo rural.

FOTO: «Salto del Gitano y mirador, Parque Nacional de Monfragüe» por Alonso de MendozaTrabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.