Saber un poco más de la vida de nuestros ancestros, así como de los rituales que se practicaban en la antigüedad en nuestro país es uno de los obsequios que nos encontramos en la provincia de Burgos.

En el valle conocido como “Tierra de Pinares” se halla en Centro de Visitantes de las Necrópolis del Alto Arlanza, que delimita las provincias de Burgos y Soria. En estos yacimientos se han encontrado restos arqueológicos de viviendas y cementerios correspondientes a la Alta Edad Media, entre mediados del siglo IX y principios del siglo XI. Estos cementerios se piensa que son debidos a las luchas por el dominio del Río Duero durante la época.

En el municipio de Revenga se halla un conjunto religioso-funerario tallado en un afloramiento rocoso, con su iglesia en la zona más alta y destacada, de la que sólo quedan algunas huellas talladas en la roca, así como una necrópolis formada por más de 130 tumbas rupestres. En la localidad de Santiuste hay una peña rocosa donde se han encontrado buena parte de las estructuras que permiten la identificación de un yacimiento: una iglésia semirrupestre con el ábside labrado en su totalidad en la roca, una pequeña necrópolis de cinco tumbas con forma humana y los restos de posibles estructuras de habitación.

En todos los casos aparecen evidencias de una comunidad rural más o menos numerosa, mayoritariamente ganaderos, cuyo origen y desarrollo se da durante el reinado de Alfonso III, entre los años 866 y 909.